Restaurante Siro

El Restaurante Bar Siro González está formado por dos espacios en los que disfrutar de momentos agradables acompañados de buena comida y buen beber, siempre con un trato cercano y cuidando los detalles.

La zona de Bar es la más informal, para tomar un buen café, una caña bien tirada, un vino, o hasta un cóctel exclusivo; cada día de la semana hay una tapa para acompañar la bebida; así es como los lunes son de las lentejas, los martes de una buena fabada, los miércoles de nuestra exitosa tortilla y los jueves los clásicos callos.

En esta zona ahora también se puede disfrutar de un menú gastronómico de lunes a viernes al mediodía.

El salón del restaurante, elegante y cuidado hasta el más mínimo detalle, es donde mejor disfrutar y deleitarse con la cocina de Siro González.

En la carta del restaurante tiene cabida la cocina más tradicional gallega, buen ejemplo de ello es el caldo gallego de Lalín, como otras propuestas más innovadoras y creativas, es el caso del bacalao confitado con verduras y aceite de pistacho; siempre como punto de partida una cocina sencilla, con sabores propios y productos de calidad.

Siro González tiene una carta abierta a la que va incorporando nuevas propuestas que caracterizan su cocina, la última es la costilla de cabra a la brasa, con la que ganó el premio Santiago(é)tapas de la edición 2015, hoy es uno de los principales emblemas del restaurante.

Fuera de carta siempre ofrece productos de temporada y otros que ya demandan los propios clientes, es el caso del cabracho oriental, un plato muy espectacular que siempre sorprende.

Si hacemos mención a los postres no debe faltar el tan demandado  arroz con leche “visto así”, un plato tradiconal en nuestra gastronomía que Siro González fusiona con sabores y olores de oriente.

Y qué decir de los vinos… una completa bodega con vinos muy exclusivos….

En el Restaurante Siro Gonzalez acompañan a la gastronomía actividad sociales y culturales; actualmente los miercóles por la noche están dedicados a la literatura, Noche literaria; y los domingos la ya consolidada Sesión Vermú.